En CEMOSA cultivamos organicamente durante diez años y bajo el radiante sol de las áridas tierras oaxaqueñas, nuestros propios agaves, preponderantemente Espadín. La prioridad es el campo y por eso ponemos especial atención y esmero a los cultivos, manteniendo y cuidando la producción de agave de diferentes edades, protegiendo el desabasto que pudiera presentarse en un futuro.

La temporada de siembra comienza en los meses de abril o mayo, antes del inicio de las lluvias. Y durante todo este tiempo cuidamos los agaves para que logren llegar a su madurez.

Al llegar a la madurez, a partir de 8 o hasta 12 años, la planta acumula energía en forma de azúcar en su corazón o piña, materia esencial para obtención del alcohol. Ese es el momento de la cosecha o corte, antes de florear o formarse el quiote.

Para la conservación de los magueyes mezcaleros silvestres que se reproducen solo por semilla, este es el principal problema ya que las plantas que se utilizan no alcanzan a florecer y por lo tanto no dejan descendencia.